domingo, 7 de abril de 2013

Reseña: Tim Walker, cuentos de hadas

De la mano de:

Título: Tim Walker, cuentos de hadas
Autor: Tim Walker
Editorial: Lunwerg
Año de publicación: 2012
Páginas: 256
ISBN: 9788497858885
Precio: 49,50 €

"Cuando uno de los fotógrafos con el repertorio visual más emocionante de nuestro tiempo convierte la moda en un cuento de hadas, los resultados son tan inconfundibles como inimitables. Esta retrospectiva de Tim Walker reúne algunas de sus imágenes más sorprendentes y fascinantes, entre las que encontramos evocadores retratos de grandes nombres de la moda y la cultura: Alexander McQueen, Helena Bonham Carter, Stella Tennant, Tilda Swinton…"

OPINIÓN PERSONAL

Hoy vengo con una fotorreseña, que es la primera que hago, así que espero que salga más o menos decente. En este caso se trata de un libro de fotografía, el primero que traemos al blog, pero creo que merece la pena echarle un vistazo (aunque el precio se va bastante de las manos, la verdad), ya que me parecen visiones bastante originales e imaginativas de los cuentos clásicos, los sueños y pesadillas repetidos a lo largo de la historia, los personajes populares más conocidos... Y siempre con ese toque que hace rozar lo real con lo imaginado. No conocía nada de la obra de Tim Walker, pero su visión de los cuentos de hadas (entre otros) me ha parecido, cuanto menos curiosas.

Lo primero a comentar es la edición, y es que, aunque no se trata de un libro de bolsillo, lo que lo hace más bien poco manejable, tiene un formato bastante atractivo, grande y llamativo, que para un libro de fotografía es algo loable, ya que permite ver las fotografías en todo su esplendor. Desconozco para qué formato están pensadas, pero me ha encantado el poder apreciar cada uno de los detalles de las fotos. Por otro lado, la sobrecubierta es preciosa sólo por la foto de Humpty Dumpty roto en el suelo, pero al quitarla descubrí un universo mucho más rico, donde vemos los bocetos que se siguieron para la creación tanto para la composición de la foto como del personaje para esta fotografía concreta. Esta idea se desarrolla mucho más en el interior del libro, pero es un punto muy llamativo ya desde el principio.


Una vez entramos en él, se nos hace, en primer lugar, una introducción biográfica y un recorrido laboral de Tim Walker, de una manera mucho más sobria y ordenada que lo que podremos encontrar dentro y que comentaré más adelante. Así, en su interior, aunque no de manera exclusiva, abundan las fotografías con referencias a cuentos clásicos que van desde El maravilloso mago de Oz hasta Blancanieves pasando por otros como El soldadito de plomo. Sin embargo, creo que su título en inglés, Tim Walker, story teller (Tim Walker, contador de historias), es más acertado, ya que da un paso más allá y encontramos otros cuentos poco convencionales. Cuentos protagonizados por muñecas gigantes que juegan con humanos, por tétricos espíritus japoneses, por humanos que parecen insectos, por aviadores con aeroplanos compuestos de barras de pan... En definitiva, crea una iconografía personal que estudia los cuentos clásicos para crear unas visiones novedosas de éstos y de otros tantos salidos de su propia mente.

La verdad es que el estilo de fotografía es impecable, con un tono muy naturalista, con, o al menos así parece, más trabajo previo de composición y diseño que de retoque posterior a la realización de la fotografía. Uno de los mejores ejemplos creo que es el de la fotografía de Helena Bonham-Carter interpretando a una reina desgarbada y poco común, donde se nos compara uno de sus bocetos, con todo lujo de detalles sobre los elementos que este personaje debe llevar. De manera mucho más concreta se hace en el caso de Humpty Dumpty, cuyo estudio es incluso más profuso de lo que deja ver la portada, que no es poco. Además, a lo largo de los diferentes apartados que el propio Tim Walker delimita encontramos pequeñas explicaciones sobre cómo él mismo concibe este arte, realizando formas y figuras con las palabras que lo enlazan con el mismísimo Lewis Carroll y su Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas.

En definitiva, es un libro visualmente muy atractivo, muy comprensible y bien explicado, dándonos a entender las facetas de un buen fotógrafo que, más allá de buscar una base con la que trabajar en sus retoques, quiere configurar su campo desde una composición mental, como tratando de reivindicar la dignidad de un arte que hoy en día pocos alcanzan.


4 de 5

domingo, 7 de abril de 2013

Reseña: Tim Walker, cuentos de hadas

De la mano de:

Título: Tim Walker, cuentos de hadas
Autor: Tim Walker
Editorial: Lunwerg
Año de publicación: 2012
Páginas: 256
ISBN: 9788497858885
Precio: 49,50 €

"Cuando uno de los fotógrafos con el repertorio visual más emocionante de nuestro tiempo convierte la moda en un cuento de hadas, los resultados son tan inconfundibles como inimitables. Esta retrospectiva de Tim Walker reúne algunas de sus imágenes más sorprendentes y fascinantes, entre las que encontramos evocadores retratos de grandes nombres de la moda y la cultura: Alexander McQueen, Helena Bonham Carter, Stella Tennant, Tilda Swinton…"

OPINIÓN PERSONAL

Hoy vengo con una fotorreseña, que es la primera que hago, así que espero que salga más o menos decente. En este caso se trata de un libro de fotografía, el primero que traemos al blog, pero creo que merece la pena echarle un vistazo (aunque el precio se va bastante de las manos, la verdad), ya que me parecen visiones bastante originales e imaginativas de los cuentos clásicos, los sueños y pesadillas repetidos a lo largo de la historia, los personajes populares más conocidos... Y siempre con ese toque que hace rozar lo real con lo imaginado. No conocía nada de la obra de Tim Walker, pero su visión de los cuentos de hadas (entre otros) me ha parecido, cuanto menos curiosas.

Lo primero a comentar es la edición, y es que, aunque no se trata de un libro de bolsillo, lo que lo hace más bien poco manejable, tiene un formato bastante atractivo, grande y llamativo, que para un libro de fotografía es algo loable, ya que permite ver las fotografías en todo su esplendor. Desconozco para qué formato están pensadas, pero me ha encantado el poder apreciar cada uno de los detalles de las fotos. Por otro lado, la sobrecubierta es preciosa sólo por la foto de Humpty Dumpty roto en el suelo, pero al quitarla descubrí un universo mucho más rico, donde vemos los bocetos que se siguieron para la creación tanto para la composición de la foto como del personaje para esta fotografía concreta. Esta idea se desarrolla mucho más en el interior del libro, pero es un punto muy llamativo ya desde el principio.


Una vez entramos en él, se nos hace, en primer lugar, una introducción biográfica y un recorrido laboral de Tim Walker, de una manera mucho más sobria y ordenada que lo que podremos encontrar dentro y que comentaré más adelante. Así, en su interior, aunque no de manera exclusiva, abundan las fotografías con referencias a cuentos clásicos que van desde El maravilloso mago de Oz hasta Blancanieves pasando por otros como El soldadito de plomo. Sin embargo, creo que su título en inglés, Tim Walker, story teller (Tim Walker, contador de historias), es más acertado, ya que da un paso más allá y encontramos otros cuentos poco convencionales. Cuentos protagonizados por muñecas gigantes que juegan con humanos, por tétricos espíritus japoneses, por humanos que parecen insectos, por aviadores con aeroplanos compuestos de barras de pan... En definitiva, crea una iconografía personal que estudia los cuentos clásicos para crear unas visiones novedosas de éstos y de otros tantos salidos de su propia mente.

La verdad es que el estilo de fotografía es impecable, con un tono muy naturalista, con, o al menos así parece, más trabajo previo de composición y diseño que de retoque posterior a la realización de la fotografía. Uno de los mejores ejemplos creo que es el de la fotografía de Helena Bonham-Carter interpretando a una reina desgarbada y poco común, donde se nos compara uno de sus bocetos, con todo lujo de detalles sobre los elementos que este personaje debe llevar. De manera mucho más concreta se hace en el caso de Humpty Dumpty, cuyo estudio es incluso más profuso de lo que deja ver la portada, que no es poco. Además, a lo largo de los diferentes apartados que el propio Tim Walker delimita encontramos pequeñas explicaciones sobre cómo él mismo concibe este arte, realizando formas y figuras con las palabras que lo enlazan con el mismísimo Lewis Carroll y su Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas.

En definitiva, es un libro visualmente muy atractivo, muy comprensible y bien explicado, dándonos a entender las facetas de un buen fotógrafo que, más allá de buscar una base con la que trabajar en sus retoques, quiere configurar su campo desde una composición mental, como tratando de reivindicar la dignidad de un arte que hoy en día pocos alcanzan.


4 de 5