lunes, 18 de marzo de 2013

Reseña: El Beso

De la mano de

Título: El Beso
Autor: Elizabeth Hickey
Editorial: Punto de lectura
Año de publicación: 2007
Páginas: 383
ISBN: 9788466369121
Precio: 8'99 €

"En la Viena cosmopolita y elegante de 1886, Emilie, de doce años, conoce al carismático pintor Gustav Klimt, uno de los genios del siglo XX. El artista la introduce en los ambientes bohemios de la capital austriaca y entre ellos surge una relación apasionada, marcada por el secreto y la sensualidad, que perdurará en los momentos de triunfo y también en los de escándalo y tragedia"

OPINIÓN PERSONAL 

La verdad es que hasta que este libro llegó a mis manos, no había oído habla de esta autora, pero la verdad es que ha sido toda una sorpresa: Hickey nos traslada, como bien dice la sinopsis, a la Viena de finales del XIX, nuestra protagonista, Emilie Flöge conocerá desde la infancia al artista Gustav Klimt, que empezará como su profesor de dibujo, aunque con el tiempo los sentimientos de ambos se irán transformando.

Lo primero que me gustaría destacar de esta novela es la fidelidad histórica, aunque evidentemente algunos fragmentos proceden de la imaginación de la propia autora. A lo largo de la novela van a ir apareciendo tanto personajes como obras conocidas, la historia de estas y algún que otro personaje y edificio contemporáneo. Me ha impresionado la fidelidad de las descripciones, como es el caso de la propia protagonista o de Adele, otra de las protagonistas de los retratos de Klimt. La distribución de las distintas partes del libro resulta un tanto diferente de lo que estamos acostumbrados, pues en primer lugar tenemos las anotaciones de Emilie en 1944-1945, donde nos cuenta las consecuencias d e la guerra y como han tenido que recurrir al exilio; cuando este fragmento finaliza, en cursiva, Emilie pasa a convertirse en una narradora omnipresente que nos habla de las distintas chicas que posaron para Klimt; por último tenemos sus recuerdos de la Secesión y los acontecimientos a finales del XIX.

La novela resulta fácil y rápida de leer, hasta tal punto de que no te das cuenta de que has devorado prácticamente 30 páginas en un viaje de autobús, a la par que engancha, ya que estás deseando continuar para saber que pasará, o los acontecimientos en un Salón, o a ver cual es la siguiente obra de Klimt. Sin embargo, los fragmentos dedicados a su situación actual resultan más pesados, casi tediosos en algunos casos, ya que se detiene demasiado en descripciones y nos habla de cosas que hasta tiempo después no sabremos o conoceremos de donde vienen, parece que describa un cuadro hasta su más ínfimo detalle. 

Los personajes son completamente históricos, y en muchos de los casos sorprende su fidelidad en las descripciones (En la forma de actuar ya es más complejo determinar si sí o si no). Son personajes variados, muchos de ellos pertenecientes a la vanguardia y al mundo del arte, aunque también tenemos a las mujeres de la época más "constreñidas". Emilie es un personaje humano, en el sentido de que sufre, se equivoca y muchas veces se deja llevar, aunque a veces dan ganas de que se espabila un poco, pero lo dicho, es una persona con sus más y sus menos. Klimt es el artista seductor y un tanto excéntrico en sus costumbres. Ambos son una pareja que no termina de cuajar como tal, por eso, aunque pueda parecer una novela de amor, en muchos de los casos lo que les mueve es el deseo y los instintos. 

En resumidas cuentas, para los historiadores del arte es un buen guiño a lo estudiado que nos habla del Modernismo en Viena, centrándose en una personalidad. Para los que gusten de la novela romántica, que no esperen empalagosidades, aún así, es tierna a su manera y sobre todo muy entretenida. 

4,5 de 5

lunes, 18 de marzo de 2013

Reseña: El Beso

De la mano de

Título: El Beso
Autor: Elizabeth Hickey
Editorial: Punto de lectura
Año de publicación: 2007
Páginas: 383
ISBN: 9788466369121
Precio: 8'99 €

"En la Viena cosmopolita y elegante de 1886, Emilie, de doce años, conoce al carismático pintor Gustav Klimt, uno de los genios del siglo XX. El artista la introduce en los ambientes bohemios de la capital austriaca y entre ellos surge una relación apasionada, marcada por el secreto y la sensualidad, que perdurará en los momentos de triunfo y también en los de escándalo y tragedia"

OPINIÓN PERSONAL 

La verdad es que hasta que este libro llegó a mis manos, no había oído habla de esta autora, pero la verdad es que ha sido toda una sorpresa: Hickey nos traslada, como bien dice la sinopsis, a la Viena de finales del XIX, nuestra protagonista, Emilie Flöge conocerá desde la infancia al artista Gustav Klimt, que empezará como su profesor de dibujo, aunque con el tiempo los sentimientos de ambos se irán transformando.

Lo primero que me gustaría destacar de esta novela es la fidelidad histórica, aunque evidentemente algunos fragmentos proceden de la imaginación de la propia autora. A lo largo de la novela van a ir apareciendo tanto personajes como obras conocidas, la historia de estas y algún que otro personaje y edificio contemporáneo. Me ha impresionado la fidelidad de las descripciones, como es el caso de la propia protagonista o de Adele, otra de las protagonistas de los retratos de Klimt. La distribución de las distintas partes del libro resulta un tanto diferente de lo que estamos acostumbrados, pues en primer lugar tenemos las anotaciones de Emilie en 1944-1945, donde nos cuenta las consecuencias d e la guerra y como han tenido que recurrir al exilio; cuando este fragmento finaliza, en cursiva, Emilie pasa a convertirse en una narradora omnipresente que nos habla de las distintas chicas que posaron para Klimt; por último tenemos sus recuerdos de la Secesión y los acontecimientos a finales del XIX.

La novela resulta fácil y rápida de leer, hasta tal punto de que no te das cuenta de que has devorado prácticamente 30 páginas en un viaje de autobús, a la par que engancha, ya que estás deseando continuar para saber que pasará, o los acontecimientos en un Salón, o a ver cual es la siguiente obra de Klimt. Sin embargo, los fragmentos dedicados a su situación actual resultan más pesados, casi tediosos en algunos casos, ya que se detiene demasiado en descripciones y nos habla de cosas que hasta tiempo después no sabremos o conoceremos de donde vienen, parece que describa un cuadro hasta su más ínfimo detalle. 

Los personajes son completamente históricos, y en muchos de los casos sorprende su fidelidad en las descripciones (En la forma de actuar ya es más complejo determinar si sí o si no). Son personajes variados, muchos de ellos pertenecientes a la vanguardia y al mundo del arte, aunque también tenemos a las mujeres de la época más "constreñidas". Emilie es un personaje humano, en el sentido de que sufre, se equivoca y muchas veces se deja llevar, aunque a veces dan ganas de que se espabila un poco, pero lo dicho, es una persona con sus más y sus menos. Klimt es el artista seductor y un tanto excéntrico en sus costumbres. Ambos son una pareja que no termina de cuajar como tal, por eso, aunque pueda parecer una novela de amor, en muchos de los casos lo que les mueve es el deseo y los instintos. 

En resumidas cuentas, para los historiadores del arte es un buen guiño a lo estudiado que nos habla del Modernismo en Viena, centrándose en una personalidad. Para los que gusten de la novela romántica, que no esperen empalagosidades, aún así, es tierna a su manera y sobre todo muy entretenida. 

4,5 de 5