martes, 26 de marzo de 2013

Reseña: Behemoth

De la mano de:

Título: Behemoth
Autor: Scott Westerfeld y Keith Thompson
Editorial: Edebé
Año de publicación: 2013
Páginas: 528
ISBN: 9788468306988
Precio: 16,50 €

"Un trono robado. Una misión secreta. Una aventura épica.
El Behemoth es la criatura más feroz de la armada británica. Puede tragar buques de guerra enemigos de un solo bocado. Los darwinistas lo necesitarán, ahora que están en guerra contra los poderes clánker.
Deryn es una chica que se hace pasar por chico en el Ejército del Aire británico y Alek es el heredero de un Imperio, aunque finge ser un plebeyo. Finalmente se conocen a bordo de la aeronave Leviathan y ambos esperan poder terminar con la guerra. Pero, cuando el desastre echa por tierra la misión pacificadora del Leviathan, se encuentran solos y perseguidos en territorio enemigo.


Alek y Deryn necesitarán grandes dosis de habilidad, nuevos aliados y mucho valor para enfrentarse a todas las adversidades."

OPINIÓN PERSONAL

La verdad es que Behemoth es una de las segundas partes que más he esperado en mucho tiempo. No soy muy dado a las sagas, sea cual sea el número de volúmenes que conlleven, porque nunca se sabe si se va a publicar la siguiente parte, cuándo se hará, si de repente será una gran idea cambiar el formato del libro... Pero la verdad es que con Leviathan no me pude resistir, y tuve que leerla, y no me defraudó. Tenía algo de miedo a que Behemoth bajara la calidad de la historia por dejadez de Scott Westerfeld o algo similar, pero... En fin... Ahora os cuento.

El argumento, como comentaba ya en la reseña anterior que os he dejado por arriba, está bien estructurado. No es una forma increíblemente novedosa de configurar los hechos, porque sigue siendo introducción nudo y desenlace, pero creo que Westerfeld ha sabido muy bien delimitar dónde, cuándo y cómo empieza y termina cada una de estas tres partes, así que Behemoth es un nudo en toda regla. La acción, tal y como la dejábamos en Leviathan, se desarrolla en Constantinopla (Estambul para los locales), un lugar neutro cuyo favor empieza a disputarse entre las dos facciones de la trilogía: Darwinistas y clánkers. Sin embargo, nadie tiene en cuenta la figura de los grupos anarquistas, sociedades que buscan un sitio neutro que evite que se relacionen con ningún país, y menos para llevarles a la guerra. La verdad es que este punto me ha parecido muy original, ya que normalmente es una idea que se obvia bastante, y dentro del contexto histórico en que se mueve la novela, al menos en su parte real, creo que son un elemento muy importante para el desarrollo de la novela, ya que sin ellos no podríamos llegar a Goliath.

Tengo que decir que, aunque me ha encantado la ambientación de Estambul, que nos permite, por primera vez, ver el universo creado por Westerfeld en una ciudad común, con diferentes clases sociales, diferentes tipos de caminantes adaptados a las diferentes necesidades, la mezcla entre tradición e innovación... Me ha dejado con algo de mal sabor de boca los momentos, puntuales, eso sí, de "caos". Esos momentos de batalla, de ataques, de huidas... Que en algunos casos creo que se han extendido más de la cuenta y han hecho que me pierda un poco. Por un lado lo veo lógico, ya que estamos en tiempos de guerra, en territorios disputados, con dos facciones claramente diferenciadas... Pero creo que hay momentos, como la persecución en taxi, que son perfectos. Son rápidos, amenos, sin generar demasiada confusión y sin hacer que pierdas el hilo de la historia. Pero creo que la batalla inicial de Behemoth, aunque necesaria, es demasiado caótica para mi gusto. Pero la novela lo vale.
Por otro lado, los personajes, como hasta ahora, han seguido una evolución lógica, relacionándose entre ellos, odiándose, queriéndose, comunicándose a espaldas unos de otros... Y es que, al fin y al cabo, salvando las distancias de los universos que nos rodean, son muy humanos. Creo que se ha hecho bien introduciendo nuevos personajes como la revolucionaria Lilit, o Nene, incluso el odioso pero entrañable Malone, pero se echa bastante en falta a gente como Klopp o la doctora Barlow que, espero, retomen su protagonismo en Goliath. En este campo sólo me queda hacer un pequeño comentario: ¡Larga vida a Bovril!


No tengo mucho más que decir, y es que la ilustración no defrauda. Se agradece que en un universo tan... Creo que la palabra es original, haya ilustraciones que sirvan para apoyar la visión de tantas criaturas y máquinas que creo que, de no ser por Keith Thompson, ni siquiera podríamos llegar a imaginar. Pienso, eso también es verdad, que falta alguna que otra imagen en determinados momentos que, aunque no son hechos excesivamente relevantes, sí que habla en términos que, como ya he dicho, son inimaginables. Claro está que si fuera así, Behemoth terminaría por convertirse en un libro de ilustraciones. Y tampoco es eso.


En definitiva, Behemoth sigue la línea en el punto exacto donde la dejó Leviathan. Una misma historia que cada vez se enreda más pero que, tal y como termina, nos lleva a un desenlace que, personalmente, no creo que decepcione.


3'5 de 5

1 comentario:

Yosu Rc! dijo...

Lo tuve entre mis manos hace ahora un mes y me encantaron la edición y las ilustraciones, pero no tenía muy claro si me iba a gustar la parte de Westerfeld.
Me has renovado las ganas de hacerme con él. Ahora, a ver si hago un hueco en la biblioteca para estos tochones... :/

martes, 26 de marzo de 2013

Reseña: Behemoth

De la mano de:

Título: Behemoth
Autor: Scott Westerfeld y Keith Thompson
Editorial: Edebé
Año de publicación: 2013
Páginas: 528
ISBN: 9788468306988
Precio: 16,50 €

"Un trono robado. Una misión secreta. Una aventura épica.
El Behemoth es la criatura más feroz de la armada británica. Puede tragar buques de guerra enemigos de un solo bocado. Los darwinistas lo necesitarán, ahora que están en guerra contra los poderes clánker.
Deryn es una chica que se hace pasar por chico en el Ejército del Aire británico y Alek es el heredero de un Imperio, aunque finge ser un plebeyo. Finalmente se conocen a bordo de la aeronave Leviathan y ambos esperan poder terminar con la guerra. Pero, cuando el desastre echa por tierra la misión pacificadora del Leviathan, se encuentran solos y perseguidos en territorio enemigo.


Alek y Deryn necesitarán grandes dosis de habilidad, nuevos aliados y mucho valor para enfrentarse a todas las adversidades."

OPINIÓN PERSONAL

La verdad es que Behemoth es una de las segundas partes que más he esperado en mucho tiempo. No soy muy dado a las sagas, sea cual sea el número de volúmenes que conlleven, porque nunca se sabe si se va a publicar la siguiente parte, cuándo se hará, si de repente será una gran idea cambiar el formato del libro... Pero la verdad es que con Leviathan no me pude resistir, y tuve que leerla, y no me defraudó. Tenía algo de miedo a que Behemoth bajara la calidad de la historia por dejadez de Scott Westerfeld o algo similar, pero... En fin... Ahora os cuento.

El argumento, como comentaba ya en la reseña anterior que os he dejado por arriba, está bien estructurado. No es una forma increíblemente novedosa de configurar los hechos, porque sigue siendo introducción nudo y desenlace, pero creo que Westerfeld ha sabido muy bien delimitar dónde, cuándo y cómo empieza y termina cada una de estas tres partes, así que Behemoth es un nudo en toda regla. La acción, tal y como la dejábamos en Leviathan, se desarrolla en Constantinopla (Estambul para los locales), un lugar neutro cuyo favor empieza a disputarse entre las dos facciones de la trilogía: Darwinistas y clánkers. Sin embargo, nadie tiene en cuenta la figura de los grupos anarquistas, sociedades que buscan un sitio neutro que evite que se relacionen con ningún país, y menos para llevarles a la guerra. La verdad es que este punto me ha parecido muy original, ya que normalmente es una idea que se obvia bastante, y dentro del contexto histórico en que se mueve la novela, al menos en su parte real, creo que son un elemento muy importante para el desarrollo de la novela, ya que sin ellos no podríamos llegar a Goliath.

Tengo que decir que, aunque me ha encantado la ambientación de Estambul, que nos permite, por primera vez, ver el universo creado por Westerfeld en una ciudad común, con diferentes clases sociales, diferentes tipos de caminantes adaptados a las diferentes necesidades, la mezcla entre tradición e innovación... Me ha dejado con algo de mal sabor de boca los momentos, puntuales, eso sí, de "caos". Esos momentos de batalla, de ataques, de huidas... Que en algunos casos creo que se han extendido más de la cuenta y han hecho que me pierda un poco. Por un lado lo veo lógico, ya que estamos en tiempos de guerra, en territorios disputados, con dos facciones claramente diferenciadas... Pero creo que hay momentos, como la persecución en taxi, que son perfectos. Son rápidos, amenos, sin generar demasiada confusión y sin hacer que pierdas el hilo de la historia. Pero creo que la batalla inicial de Behemoth, aunque necesaria, es demasiado caótica para mi gusto. Pero la novela lo vale.
Por otro lado, los personajes, como hasta ahora, han seguido una evolución lógica, relacionándose entre ellos, odiándose, queriéndose, comunicándose a espaldas unos de otros... Y es que, al fin y al cabo, salvando las distancias de los universos que nos rodean, son muy humanos. Creo que se ha hecho bien introduciendo nuevos personajes como la revolucionaria Lilit, o Nene, incluso el odioso pero entrañable Malone, pero se echa bastante en falta a gente como Klopp o la doctora Barlow que, espero, retomen su protagonismo en Goliath. En este campo sólo me queda hacer un pequeño comentario: ¡Larga vida a Bovril!


No tengo mucho más que decir, y es que la ilustración no defrauda. Se agradece que en un universo tan... Creo que la palabra es original, haya ilustraciones que sirvan para apoyar la visión de tantas criaturas y máquinas que creo que, de no ser por Keith Thompson, ni siquiera podríamos llegar a imaginar. Pienso, eso también es verdad, que falta alguna que otra imagen en determinados momentos que, aunque no son hechos excesivamente relevantes, sí que habla en términos que, como ya he dicho, son inimaginables. Claro está que si fuera así, Behemoth terminaría por convertirse en un libro de ilustraciones. Y tampoco es eso.


En definitiva, Behemoth sigue la línea en el punto exacto donde la dejó Leviathan. Una misma historia que cada vez se enreda más pero que, tal y como termina, nos lleva a un desenlace que, personalmente, no creo que decepcione.


3'5 de 5

1 comentario:

Yosu Rc! dijo...

Lo tuve entre mis manos hace ahora un mes y me encantaron la edición y las ilustraciones, pero no tenía muy claro si me iba a gustar la parte de Westerfeld.
Me has renovado las ganas de hacerme con él. Ahora, a ver si hago un hueco en la biblioteca para estos tochones... :/