miércoles, 26 de marzo de 2014

Reseña: Nemo: Corazón de hielo

De la mano de:

Título: Nemo: Corazón de hielo
Autor: Alan Moore y Kevin O'Neill
Editorial: Planeta de Agostini
Año de publicación: 2014
Páginas: 56
ISBN: 9788415921073
Precio: 8,95 €

"Esta vez nos trasladamos a 1925. Han pasado 15 largos años desde que Janni Dakkar intentara por primera vez escapar del legado de su moribundo padre (científico y pirata por igual): asumir su destino como el nuevo Nemo, capitán del legendario Nautilus. Ahora, agotada de la interminable juerga de saqueo y destrucción, Janni emprende una gran expedición para lograr una meta que su padre no pudo obtener: explorar la Antártida. Tras su pista irán un trío de geniales inventores, contratados por un influyente magnate del sector editorial para restaurar los tesoros expoliados a una reina africana.Será una carrera mortal hacia el último rincón de la Tierrra, un lugar indómito lleno de maravillas y horrores donde el tiempo está roto y las montañas te llevan a la locura. Una mezcla de Julio Verne más H. P. Lovecraft en este final inolvidable, perdido en el palpitante, vívido y espantosamente inhumano corazón de hielo. Alan Moore es uno de los motores creativos más importantes de la historia de los cómics. Sus innovadores trabajos, V de Vendetta, Watchmen o From Hell, se han convertido en piezas imperecederas del paisaje cultural contemporáneo. El autor es ganador de más premios y reconocimientos de los que pueden contarse."

OPINIÓN PERSONAL

Como me sucede siempre que encuentro el cómic perfecto, quiero leerlo de principio a fin, con sus cosas adicionales, sus spin-offs y sus todo, y The League of Extraordinary Gentlemen es uno de esos casos. Reconozco que su adaptación al cine no es de lo mejor que he visto, pero en su conjunto, todo este universo de referencias literarias siempre tendrá un hueco en mi corazón, así que, como siempre, gracias, Alan Moore.

Tengo que ser sincero, y es que con esta... Digamos novela gráfica, a pesar de su breve extensión, me he quedado con ganas de mucho más. No como algo necesariamente bueno, aunque tampoco necesariamente malo. Me explico. Alan Moore es un genio, y no lo voy a negar porque todavía está por leer alguna obra suya que me disguste (y me queda mucha, también lo reconozco), pero creo que con Nemo: Corazón de hielo... Como que se ha quedado a medias. Ha empezado algo que no ha podido o no ha querido terminar, y yo necesitaba más. Más historia, más páginas, más desarrollo de personajes, más chicha en la Antártida... Janni nos lleva a un punto inhóspito del planeta, algo que a Moore podría haberle venido de perlas, ya que además nos muestra un pequeño universo que recuerda bastante a La Granja de Fábulas, algo que hubiera dado mucho más de sí de haber tenido una cantidad de páginas algo más amplia. Esperemos muy seriamente, señor Moore, que le dé algo más de campo a lo descubierto por la hija de Nemo.

Por su parte, Kevin O'Neill realiza un trabajo fantástico, sin salirse de su línea pero aportado algo más de tensión y, a la par, movimiento. No sabría muy bien definirlo. ¿Movimiento contenido? ¿Tensión dinámica? Es algo demasiado contrapuesto a la hora de definirlo y, sin embargo, encaja muy bien en líneas visuales. A ello hay que sumarle un colorido bastante frío en general que contrasta con los colores casi bollywoodienses de la Antártida. De nuevo O'Neill contraponiendo ideas que parecen imposibles y que, si no geniales, sí muy atractivas en un primer golpe de vista, aunque sigo diciendo lo mismo: A nuestro ilustrador le han faltado páginas para dar rienda suelta a un universo que, imagino, tenía en mente y que, sin embargo, apenas deja ver durante unas páginas para arrancárnoslo de las manos.

No sé si esta decisión de reducir a apenas medio centenar de páginas toda una historia sería cosa del editor original de Alan Moore y Kevin O'Neill, pero espero que al tener entre sus manos este trabajo se haya arrepentido de su elección y nos dejen ver dentro de no mucho algunos trabajos más en esos terrenos tan alejados de la india natal de Nemo.

3 de 5

miércoles, 26 de marzo de 2014

Reseña: Nemo: Corazón de hielo

De la mano de:

Título: Nemo: Corazón de hielo
Autor: Alan Moore y Kevin O'Neill
Editorial: Planeta de Agostini
Año de publicación: 2014
Páginas: 56
ISBN: 9788415921073
Precio: 8,95 €

"Esta vez nos trasladamos a 1925. Han pasado 15 largos años desde que Janni Dakkar intentara por primera vez escapar del legado de su moribundo padre (científico y pirata por igual): asumir su destino como el nuevo Nemo, capitán del legendario Nautilus. Ahora, agotada de la interminable juerga de saqueo y destrucción, Janni emprende una gran expedición para lograr una meta que su padre no pudo obtener: explorar la Antártida. Tras su pista irán un trío de geniales inventores, contratados por un influyente magnate del sector editorial para restaurar los tesoros expoliados a una reina africana.Será una carrera mortal hacia el último rincón de la Tierrra, un lugar indómito lleno de maravillas y horrores donde el tiempo está roto y las montañas te llevan a la locura. Una mezcla de Julio Verne más H. P. Lovecraft en este final inolvidable, perdido en el palpitante, vívido y espantosamente inhumano corazón de hielo. Alan Moore es uno de los motores creativos más importantes de la historia de los cómics. Sus innovadores trabajos, V de Vendetta, Watchmen o From Hell, se han convertido en piezas imperecederas del paisaje cultural contemporáneo. El autor es ganador de más premios y reconocimientos de los que pueden contarse."

OPINIÓN PERSONAL

Como me sucede siempre que encuentro el cómic perfecto, quiero leerlo de principio a fin, con sus cosas adicionales, sus spin-offs y sus todo, y The League of Extraordinary Gentlemen es uno de esos casos. Reconozco que su adaptación al cine no es de lo mejor que he visto, pero en su conjunto, todo este universo de referencias literarias siempre tendrá un hueco en mi corazón, así que, como siempre, gracias, Alan Moore.

Tengo que ser sincero, y es que con esta... Digamos novela gráfica, a pesar de su breve extensión, me he quedado con ganas de mucho más. No como algo necesariamente bueno, aunque tampoco necesariamente malo. Me explico. Alan Moore es un genio, y no lo voy a negar porque todavía está por leer alguna obra suya que me disguste (y me queda mucha, también lo reconozco), pero creo que con Nemo: Corazón de hielo... Como que se ha quedado a medias. Ha empezado algo que no ha podido o no ha querido terminar, y yo necesitaba más. Más historia, más páginas, más desarrollo de personajes, más chicha en la Antártida... Janni nos lleva a un punto inhóspito del planeta, algo que a Moore podría haberle venido de perlas, ya que además nos muestra un pequeño universo que recuerda bastante a La Granja de Fábulas, algo que hubiera dado mucho más de sí de haber tenido una cantidad de páginas algo más amplia. Esperemos muy seriamente, señor Moore, que le dé algo más de campo a lo descubierto por la hija de Nemo.

Por su parte, Kevin O'Neill realiza un trabajo fantástico, sin salirse de su línea pero aportado algo más de tensión y, a la par, movimiento. No sabría muy bien definirlo. ¿Movimiento contenido? ¿Tensión dinámica? Es algo demasiado contrapuesto a la hora de definirlo y, sin embargo, encaja muy bien en líneas visuales. A ello hay que sumarle un colorido bastante frío en general que contrasta con los colores casi bollywoodienses de la Antártida. De nuevo O'Neill contraponiendo ideas que parecen imposibles y que, si no geniales, sí muy atractivas en un primer golpe de vista, aunque sigo diciendo lo mismo: A nuestro ilustrador le han faltado páginas para dar rienda suelta a un universo que, imagino, tenía en mente y que, sin embargo, apenas deja ver durante unas páginas para arrancárnoslo de las manos.

No sé si esta decisión de reducir a apenas medio centenar de páginas toda una historia sería cosa del editor original de Alan Moore y Kevin O'Neill, pero espero que al tener entre sus manos este trabajo se haya arrepentido de su elección y nos dejen ver dentro de no mucho algunos trabajos más en esos terrenos tan alejados de la india natal de Nemo.

3 de 5