sábado, 18 de enero de 2014

Reseña: Noche sin paz

De la mano de:

Título: Noche sin paz
Autor: Seth Grahame-Smith
Editorial: Umbriel
Año de publicación: 2013
Páginas: 352
ISBN: 9788492915361
Precio: 17 €

"Un camello cruza al galope el desierto de Judea. Sobre su sufrida grupa se encuentra Baltasar, más conocido como “El fantasma de Antioquía”, un ladrón profesional que viene de desvalijar la casa del prefecto de Tel Arad. Y, pisándole los talones, una cohorte de soldados romanos ansiosos por llevar su cabeza ante los pies de Herodes el Grande. Porque… ¿Y si los Reyes de Oriente, en vez de magos, hubieran sido tres criminales que han escapado por los pelos de la ejecución pública? Tras sembrar de zombis la Inglaterra rural de Jane Austen, tras convertir a Abraham Lincoln en el gran cazador de vampiros del siglo XIX norteamericano, Seth Grahame-Smith nos conduce ahora a la aldea de Belén para mostrarnos todo lo que la Biblia olvidó contar sobre el nacimiento de Cristo y la huida a Egipto. Noche sin paz es una aventura épica llena de fantasía, acción y aventura que hará las delicias de los seguidores de Juego de tronos."

OPINIÓN PERSONAL

No vamos a negarlo, es Seth Grahame-Smith, y si siento predilección por alguno de los autores que están surgiendo en los últimos años, ése es él. Disfruté con Orgullo y prejuicio y zombis, y con Abraham Lincoln, cazador de vampiros descubrí que tenía un estilo muy único y muy difícil de imitar, un Christopher Moore de la literatura pulp, pero con Noche sin paz, si bien continuando con esa dinámica de recoger hechos ya sucedidos y personajes ya inventados, creo que por fin ha roto las ataduras y ha encontrado su propio camino.

Me resultaría complicado enmarcar a este autor en un movimiento literario concreto, y es que posiblemente sea él el que relanzó esa idea de recoger la historia y desmitificarla sin hacerla caer en lo desagradable. Por supuesto, tengo mis favoritos y mis no tan favoritos, y aunque con Noche sin paz no ha sido capaz de superar su trabajo anterior con la figura del presidente norteamericano, Noche sin paz se convierte, por el momento, en su trabajo más personal, con un estilo más propio y una línea narrativa que, si bien ya estaba guiada por las sagradas escrituras y todos los textos apócrifos, le ha dado una libertad increíble a la hora de escribir que ha sabido aprovechar.
Grahame-Smith parte del clásico pasaje de los sabios de Oriente que visitan al niño Jesús en su nacimiento, sin embargo, se permite el lujo de desmigajar el mito y declarar a los tres personajes como nada más que simples rateros, dos griegos y uno de Antioquía, que, por cosas del destino, terminan conociéndose en las mazmorras del palacio de Herodes. En parte tengo que reconocer que ha habido detrás un gran estudio a nivel histórico que, a su manera, intenta corregir esas erratas que nos ofrece la Biblia sobre la posición del tirano en el momento del nacimiento de Cristo, aunque en otros puntos como la aparición de Dimas y Gestas se le va ligeramente la cabeza. Sinceramente, la composición, aunque con personajes ya manidos y más que estudiados, se convierte, como ya he dicho, en el trabajo más personal del autor, dándole un toque muy característico tanto a nivel de escritura como a nivel de argumento, ya que no abandona la línea de sangre y violencia alternada con geniales guiones que hasta ahora nos había mostrado. Creo que queda más que demostrado que Seth Grahame-Smith se convierte así en el Tarantino de la literatura.


No quiero alargar excesivamente la reseña, así que no me entretendré hablando de puntos como el tratamiento de los personajes más lógicos, como son la Sagrada Familia, aunque sí quiero resaltar tanto el tratamiento de Baltasar, protagonista sin duda de la novela, como el tratamiento de la religión por parte del autor. El primero se convierte en un personaje que, aunque difiere del clásico rey favorito de tantos niños (entre los que me incluyo), se hace un personaje mucho más creíble para los tiempos que corrían, un ratero de gran fama, un Robin Hood descarnado y desterrado que únicamente busca sobrevivir en un imperio de grandes figuras y bajos fondos. En cuanto al tratamiento de la religión, soy de aquellos que opinan, aunque para muchos sea herejía, que la humanización de Cristo lo haría algo mucho más increíble que el que fuera un personaje divino, y, sin embargo, deja todo lo sagrado en un ámbito más allá del campo terrenal, como un tema sobre el que no tenemos derecho a elegir y sobre el que únicamente podemos dedicarnos a aceptar con resignación, aunque pudiendo lugar durante el camino que nos lleva al final. Un buen tratamiento de la religión que, aunque humanizado por completo, no deja de lado la idea de un dios que nos apoya y nos acompaña.

Lo dicho, Noche sin paz es, hasta el momento, el que creo su trabajo más propio, con un universo mucho más rico del que conocemos la mayoría y con un buen trabajo de campo. Puede que no sea su mejor trabajo, pero creo que augura un buen futuro a partir de ahora a las obras que tengan la suerte de nacer en su mente..


4 de 5

1 comentario:

sara moreno dijo...

No se, no terminan de llamarme estos libros, pero gracias

sábado, 18 de enero de 2014

Reseña: Noche sin paz

De la mano de:

Título: Noche sin paz
Autor: Seth Grahame-Smith
Editorial: Umbriel
Año de publicación: 2013
Páginas: 352
ISBN: 9788492915361
Precio: 17 €

"Un camello cruza al galope el desierto de Judea. Sobre su sufrida grupa se encuentra Baltasar, más conocido como “El fantasma de Antioquía”, un ladrón profesional que viene de desvalijar la casa del prefecto de Tel Arad. Y, pisándole los talones, una cohorte de soldados romanos ansiosos por llevar su cabeza ante los pies de Herodes el Grande. Porque… ¿Y si los Reyes de Oriente, en vez de magos, hubieran sido tres criminales que han escapado por los pelos de la ejecución pública? Tras sembrar de zombis la Inglaterra rural de Jane Austen, tras convertir a Abraham Lincoln en el gran cazador de vampiros del siglo XIX norteamericano, Seth Grahame-Smith nos conduce ahora a la aldea de Belén para mostrarnos todo lo que la Biblia olvidó contar sobre el nacimiento de Cristo y la huida a Egipto. Noche sin paz es una aventura épica llena de fantasía, acción y aventura que hará las delicias de los seguidores de Juego de tronos."

OPINIÓN PERSONAL

No vamos a negarlo, es Seth Grahame-Smith, y si siento predilección por alguno de los autores que están surgiendo en los últimos años, ése es él. Disfruté con Orgullo y prejuicio y zombis, y con Abraham Lincoln, cazador de vampiros descubrí que tenía un estilo muy único y muy difícil de imitar, un Christopher Moore de la literatura pulp, pero con Noche sin paz, si bien continuando con esa dinámica de recoger hechos ya sucedidos y personajes ya inventados, creo que por fin ha roto las ataduras y ha encontrado su propio camino.

Me resultaría complicado enmarcar a este autor en un movimiento literario concreto, y es que posiblemente sea él el que relanzó esa idea de recoger la historia y desmitificarla sin hacerla caer en lo desagradable. Por supuesto, tengo mis favoritos y mis no tan favoritos, y aunque con Noche sin paz no ha sido capaz de superar su trabajo anterior con la figura del presidente norteamericano, Noche sin paz se convierte, por el momento, en su trabajo más personal, con un estilo más propio y una línea narrativa que, si bien ya estaba guiada por las sagradas escrituras y todos los textos apócrifos, le ha dado una libertad increíble a la hora de escribir que ha sabido aprovechar.
Grahame-Smith parte del clásico pasaje de los sabios de Oriente que visitan al niño Jesús en su nacimiento, sin embargo, se permite el lujo de desmigajar el mito y declarar a los tres personajes como nada más que simples rateros, dos griegos y uno de Antioquía, que, por cosas del destino, terminan conociéndose en las mazmorras del palacio de Herodes. En parte tengo que reconocer que ha habido detrás un gran estudio a nivel histórico que, a su manera, intenta corregir esas erratas que nos ofrece la Biblia sobre la posición del tirano en el momento del nacimiento de Cristo, aunque en otros puntos como la aparición de Dimas y Gestas se le va ligeramente la cabeza. Sinceramente, la composición, aunque con personajes ya manidos y más que estudiados, se convierte, como ya he dicho, en el trabajo más personal del autor, dándole un toque muy característico tanto a nivel de escritura como a nivel de argumento, ya que no abandona la línea de sangre y violencia alternada con geniales guiones que hasta ahora nos había mostrado. Creo que queda más que demostrado que Seth Grahame-Smith se convierte así en el Tarantino de la literatura.


No quiero alargar excesivamente la reseña, así que no me entretendré hablando de puntos como el tratamiento de los personajes más lógicos, como son la Sagrada Familia, aunque sí quiero resaltar tanto el tratamiento de Baltasar, protagonista sin duda de la novela, como el tratamiento de la religión por parte del autor. El primero se convierte en un personaje que, aunque difiere del clásico rey favorito de tantos niños (entre los que me incluyo), se hace un personaje mucho más creíble para los tiempos que corrían, un ratero de gran fama, un Robin Hood descarnado y desterrado que únicamente busca sobrevivir en un imperio de grandes figuras y bajos fondos. En cuanto al tratamiento de la religión, soy de aquellos que opinan, aunque para muchos sea herejía, que la humanización de Cristo lo haría algo mucho más increíble que el que fuera un personaje divino, y, sin embargo, deja todo lo sagrado en un ámbito más allá del campo terrenal, como un tema sobre el que no tenemos derecho a elegir y sobre el que únicamente podemos dedicarnos a aceptar con resignación, aunque pudiendo lugar durante el camino que nos lleva al final. Un buen tratamiento de la religión que, aunque humanizado por completo, no deja de lado la idea de un dios que nos apoya y nos acompaña.

Lo dicho, Noche sin paz es, hasta el momento, el que creo su trabajo más propio, con un universo mucho más rico del que conocemos la mayoría y con un buen trabajo de campo. Puede que no sea su mejor trabajo, pero creo que augura un buen futuro a partir de ahora a las obras que tengan la suerte de nacer en su mente..


4 de 5

1 comentario:

sara moreno dijo...

No se, no terminan de llamarme estos libros, pero gracias