sábado, 26 de octubre de 2013

Reseña: Frankenstein o El moderno Prometeo

De la mano de:

Título: Frankenstein o El moderno prometeo
Autor: Mary W. Shelley
Editorial: Cátedra
Año de publicación: 2005
Páginas: 360
ISBN: 9788437614021
Precio: 11 €

"La noche del 16 de junio de 1816, después de que Lord Byron y Percy B. Shelley discutieran largamente sobre la posibilidad de descubrir el principio vital de la naturaleza y transferirlo a un cuerpo inerte, Mary W. Shelley tuvo una memorable pesadilla sobre la visión de un monstruo creado por la ciencia humana. Éste sería el punto de partida de una de las obras más proféticas de la historia de la literatura: Frankenstein o el moderno Prometeo."

OPINIÓN PERSONAL

Llevaba ya tiempo detrás de una buena lectura de Frankenstein, y nunca encontraba el momento para hacerlo. En su momento conseguí una edición en una librería de viejo por 1'77€ que todavía estaba sin abrir, pero al empezar a leerlo me di cuenta de que, además de ser una traducción densa como el engrudo, tenía una gran cantidad de páginas que faltaban. Como siempre, el reto de 12 meses, 12 clásicos es la excusa perfecta para hacerlo, así que recurrí a Cátedra, cuyas ediciones de clásicos son... Si no lo mejor que existe, poco les falta, y, de nuevo, vuelvo a salir contento de esta lectura gracias a ellos.

Es mucho el mito que Frankenstein lleva detrás por la cantidad de parodias y adaptaciones que se han hecho en todos los campos, desde Looney Tunes hasta Los Simpson pasando por Las eternas y, en el fondo, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde y todo lo que de versiones vuelve a conllevar éste, pero a pesar de todo lo que sugiere sólo el nombre de Mary Shelley, no me ha decepcionado lo más mínimo. Es más, me ha dado mucho más de lo que esperaba.
Frankenstein o El moderno prometeo habla de la historia del doctor Frankenstein, a quien un navegante junto a su tripulación encuentra moribundo en plena expedición por el hielo. Tras hacerse amigo del capitán, Frankenstein le narra con todo lujo de detalles los hechos que le han llevado hasta allí, hablando desde su educación más básica hasta la más experimental que le llevaría a crear al conocido monstruo y a renegar de su labor por todo lo que supone. Por supuesto, no se librará tan fácilmente del monstruo, que le perseguirá hasta dar con él y tratar de recuperar su posición como "hijo" o, al menos, como un ser digno capaz de vivir como cualquier otro. Cómo acaba la historia es algo que dejo para aquellos que quieran leer el libro más detenidamente.
Sinceramente, me ha sorprendido mucho, aunque, todo sea dicho, creo que gran parte de conseguir engancharme a la historia la tiene la traducción de Cátedra, que es lo que, en muchas ocasiones, nos hace amar u odiar una historia. No sabía muy bien a qué me enfrentaría, ya que muchas veces se tilda de terror gótico, pero al ir metiéndome en sus páginas, creo que Mary Shelley únicamente traslada al papel en forma epistolar las ideas del romanticismo que tan bien encontramos en la pintura, salvo que a un mundo más cercano y más humano. Nos deja ver esa inmensidad de la naturaleza, describiendo los paisajes de manera minuciosa, no aburrida, pero sí abrumadora, donde escalar una montaña se convierte en algo más que eso, donde cruzar un bosque supone algo más que hacer noche, donde una persona (o aquél que quiera serlo) únicamente queda regido por su destino sean cuales sean sus deseos. En definitiva, como decía, el romanticismo en estado puro que, más allá de una historia de terror o suspense, habla de sueños, de la búsqueda por encajar y de cómo, en muchas ocasiones, los prejuicios nunca terminan bien.
Por otro lado, y sin poder evitar esto por todo el cine que he tragado en estos años, tengo que decir que, por favor, aquellos que queráis ver un monstruo al estilo del de Karloff, un final a la manera del de Van Helsing, un Igor a la manera de... Bueno, en este caso del de cualquiera de ellos, o una novia a la manera de la de Elsa Lanchester... Bueno... Sí, hay muchas referencias, y posiblemente todas las películas que se han rodado en homenaje a la obra de Shelley contienen muchos elementos mencionados que, con el tiempo, nos han dejado ver películas completas en ese "¿Y si lo hubieran hecho?", y creo que la novela es un buen punto de partida, pero, personalmente, hasta el final de la historia me resulta sorprendente después de todo lo que el cine nos ha enseñado. Creo que sólo por eso, Mary Shelley ya merece mi aprobación. Mary, fuiste una genio como hubo pocos.


Me gustaría hablar del tema de los personajes como suele ser habitual, pero es complicado hacerlo sin desvelar demasiado. Sin embargo, como comentaba antes, lejos de todo ese imaginario colectivo que ha generado el cine y la televisión, el monstruo de Frankenstein en sí es mucho más interesante que cualquier otro personaje que aparezca entre sus páginas, y es que es capaz de infundir confusión, pena, compasión... Para, posteriormente, parecer lógico e incluso razonable para terminar haciéndose odiar, y creo que ése es el punto que ha hecho que pase a la historia de la literatura. Su complejidad, su personalidad mucho más humana que la de otros personajes, su búsqueda de luchar contra un destino que se le opone continuamente y su final resignación, como si no le quedara otra, es algo que muy pocos personajes tienen.  Sin embargo, y para ser un personaje recién creado, tiene demasiada labia y habla más de la cuenta. Sinceramente, creo que muchos escritores actuales necesitarían leer Frankenstein más a menudo.

La verdad es que no se me ocurren más motivos a favor de la novela. Puede que no pase a ser mi obra favorita de toda la historia, pero sabe transmitir a la perfección un momento de la historia, como congelando un pedacito de tiempo que, más allá de contarnos una aventura, nos traslada a una época para contarnos cómo se pensaba, cómo se sentía, cómo se vivía y, sobre todo, cuáles eran sus sueños y miedos.


4 de 5

2 comentarios:

Bea Mendes dijo...

De Frankenstein aún no he tenido la ocasión de leer nada. Pero prefiero empezar por el original, aunque este lo tendré en cuenta para más adelante. Se ve interesante y creo que me podría gustar.
En cuanto a lo que has mencionado de el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, no sabía que tuviera relación alguna.

PB dijo...

Buenas, Bea ^^ Éste es el original, y ya te digo que no tiene una sola pizca de desperdicio ^^ Y en cuanto a su relación con El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, al menos desde mi punto de vista, lo veo como una forma de expresar una idea similar, aunque en el caso de la novela de Stevenson utilizaría a un mismo personaje. Pero eso ya es una interpretación personal, claro.

sábado, 26 de octubre de 2013

Reseña: Frankenstein o El moderno Prometeo

De la mano de:

Título: Frankenstein o El moderno prometeo
Autor: Mary W. Shelley
Editorial: Cátedra
Año de publicación: 2005
Páginas: 360
ISBN: 9788437614021
Precio: 11 €

"La noche del 16 de junio de 1816, después de que Lord Byron y Percy B. Shelley discutieran largamente sobre la posibilidad de descubrir el principio vital de la naturaleza y transferirlo a un cuerpo inerte, Mary W. Shelley tuvo una memorable pesadilla sobre la visión de un monstruo creado por la ciencia humana. Éste sería el punto de partida de una de las obras más proféticas de la historia de la literatura: Frankenstein o el moderno Prometeo."

OPINIÓN PERSONAL

Llevaba ya tiempo detrás de una buena lectura de Frankenstein, y nunca encontraba el momento para hacerlo. En su momento conseguí una edición en una librería de viejo por 1'77€ que todavía estaba sin abrir, pero al empezar a leerlo me di cuenta de que, además de ser una traducción densa como el engrudo, tenía una gran cantidad de páginas que faltaban. Como siempre, el reto de 12 meses, 12 clásicos es la excusa perfecta para hacerlo, así que recurrí a Cátedra, cuyas ediciones de clásicos son... Si no lo mejor que existe, poco les falta, y, de nuevo, vuelvo a salir contento de esta lectura gracias a ellos.

Es mucho el mito que Frankenstein lleva detrás por la cantidad de parodias y adaptaciones que se han hecho en todos los campos, desde Looney Tunes hasta Los Simpson pasando por Las eternas y, en el fondo, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde y todo lo que de versiones vuelve a conllevar éste, pero a pesar de todo lo que sugiere sólo el nombre de Mary Shelley, no me ha decepcionado lo más mínimo. Es más, me ha dado mucho más de lo que esperaba.
Frankenstein o El moderno prometeo habla de la historia del doctor Frankenstein, a quien un navegante junto a su tripulación encuentra moribundo en plena expedición por el hielo. Tras hacerse amigo del capitán, Frankenstein le narra con todo lujo de detalles los hechos que le han llevado hasta allí, hablando desde su educación más básica hasta la más experimental que le llevaría a crear al conocido monstruo y a renegar de su labor por todo lo que supone. Por supuesto, no se librará tan fácilmente del monstruo, que le perseguirá hasta dar con él y tratar de recuperar su posición como "hijo" o, al menos, como un ser digno capaz de vivir como cualquier otro. Cómo acaba la historia es algo que dejo para aquellos que quieran leer el libro más detenidamente.
Sinceramente, me ha sorprendido mucho, aunque, todo sea dicho, creo que gran parte de conseguir engancharme a la historia la tiene la traducción de Cátedra, que es lo que, en muchas ocasiones, nos hace amar u odiar una historia. No sabía muy bien a qué me enfrentaría, ya que muchas veces se tilda de terror gótico, pero al ir metiéndome en sus páginas, creo que Mary Shelley únicamente traslada al papel en forma epistolar las ideas del romanticismo que tan bien encontramos en la pintura, salvo que a un mundo más cercano y más humano. Nos deja ver esa inmensidad de la naturaleza, describiendo los paisajes de manera minuciosa, no aburrida, pero sí abrumadora, donde escalar una montaña se convierte en algo más que eso, donde cruzar un bosque supone algo más que hacer noche, donde una persona (o aquél que quiera serlo) únicamente queda regido por su destino sean cuales sean sus deseos. En definitiva, como decía, el romanticismo en estado puro que, más allá de una historia de terror o suspense, habla de sueños, de la búsqueda por encajar y de cómo, en muchas ocasiones, los prejuicios nunca terminan bien.
Por otro lado, y sin poder evitar esto por todo el cine que he tragado en estos años, tengo que decir que, por favor, aquellos que queráis ver un monstruo al estilo del de Karloff, un final a la manera del de Van Helsing, un Igor a la manera de... Bueno, en este caso del de cualquiera de ellos, o una novia a la manera de la de Elsa Lanchester... Bueno... Sí, hay muchas referencias, y posiblemente todas las películas que se han rodado en homenaje a la obra de Shelley contienen muchos elementos mencionados que, con el tiempo, nos han dejado ver películas completas en ese "¿Y si lo hubieran hecho?", y creo que la novela es un buen punto de partida, pero, personalmente, hasta el final de la historia me resulta sorprendente después de todo lo que el cine nos ha enseñado. Creo que sólo por eso, Mary Shelley ya merece mi aprobación. Mary, fuiste una genio como hubo pocos.


Me gustaría hablar del tema de los personajes como suele ser habitual, pero es complicado hacerlo sin desvelar demasiado. Sin embargo, como comentaba antes, lejos de todo ese imaginario colectivo que ha generado el cine y la televisión, el monstruo de Frankenstein en sí es mucho más interesante que cualquier otro personaje que aparezca entre sus páginas, y es que es capaz de infundir confusión, pena, compasión... Para, posteriormente, parecer lógico e incluso razonable para terminar haciéndose odiar, y creo que ése es el punto que ha hecho que pase a la historia de la literatura. Su complejidad, su personalidad mucho más humana que la de otros personajes, su búsqueda de luchar contra un destino que se le opone continuamente y su final resignación, como si no le quedara otra, es algo que muy pocos personajes tienen.  Sin embargo, y para ser un personaje recién creado, tiene demasiada labia y habla más de la cuenta. Sinceramente, creo que muchos escritores actuales necesitarían leer Frankenstein más a menudo.

La verdad es que no se me ocurren más motivos a favor de la novela. Puede que no pase a ser mi obra favorita de toda la historia, pero sabe transmitir a la perfección un momento de la historia, como congelando un pedacito de tiempo que, más allá de contarnos una aventura, nos traslada a una época para contarnos cómo se pensaba, cómo se sentía, cómo se vivía y, sobre todo, cuáles eran sus sueños y miedos.


4 de 5

2 comentarios:

Bea Mendes dijo...

De Frankenstein aún no he tenido la ocasión de leer nada. Pero prefiero empezar por el original, aunque este lo tendré en cuenta para más adelante. Se ve interesante y creo que me podría gustar.
En cuanto a lo que has mencionado de el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, no sabía que tuviera relación alguna.

PB dijo...

Buenas, Bea ^^ Éste es el original, y ya te digo que no tiene una sola pizca de desperdicio ^^ Y en cuanto a su relación con El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, al menos desde mi punto de vista, lo veo como una forma de expresar una idea similar, aunque en el caso de la novela de Stevenson utilizaría a un mismo personaje. Pero eso ya es una interpretación personal, claro.