jueves, 21 de mayo de 2015

Reseña: Los Invisibles Libro 01: Dí que quieres una revolución

De la mano de:

Título: Los Invisibles Libro 01: Dí que quieres una revolución
Autor: Grant Morrison, Jill Thompson
Editorial: ECC
Año de publicación: 2015
Páginas: 232
ISBN: 9788416303557
Precio: 22,50 €

"Dane McGowan, adolescente conflictivo e inadaptado, canaliza su rabia a través de actos vandálicos que propician su ingreso en el centro correccional Harmony House. Cuando está a punto de ser víctima de sus técnicas de reprogramación, es rescatado por King Mob, miembro de Los Invisibles: una organización clandestina inmersa en la guerra que están librando las fuerzas del orden y el caos. ¿Qué papel jugará Dane en esta enorme conspiración, oculta desde los albores de los tiempos?

Entre 1994 y 2000, Grant Morrison (WE3, Flex Mentallo, All-Star Superman) desarrolló su proyecto más ambicioso y personal: Los Invisibles. Junto a Steve Yeowell y Jill Thompson, aprovechó las historias incluidas en el presente volumen para sentar las bases de la colección, una subversiva odisea metaficcional que marcó un antes y un después en su carrera profesional."

OPINIÓN PERSONAL

Son varias ya las ocasiones en que he intentado leer un cómic de culto (o al menos creyéndolo así) sin saber muy bien qué esperar al respecto. Así es como, una vez más, me lancé a la aventura con Los Invisibles. No era la primera vez que leía algo de Grant Morrison, aunque no tal vez una apuesta personal tan arriesgada, y aunque alabo su trabajo y su esfuerzo, pesa demasiado todavía (para mí y para la historia) la obra de Gaiman previa a su publicación.

Este primer volumen de Los Invisibles nos introduce al personaje de Dane McGowan, un adolescente británico bastante rebelde (aunque no exactamente un chav) que muestra el enfado y la frustración que siente por el abandono de sus padres a través de conductas destructivas, llevándole a quemar su escuela en Liverpool. Tras vagar por las calles de la ciudad y ser internado en un centro de reinserción social para menores (el cual, por cierto, parece ser controlado por una secta algo extraña) Dane es recrutado por los Invisibles, una curiosa banda de luchadores por la libertadas liderados por King Mob, un asesino a sangre fría de carácter, si no carismático, sí más amable de lo que cabría esperar de alguien como él.
La verdad es que la historia en sí me ha resultado algo confusa: Una mezcla entre el realismo social del cine de Ken Loach y los Eternos del Sandman de Neil Gaiman. Si bien debería ser una mezcla explosiva que hiciera un producto completamente nuevo, Grant Morrison no consiguió engranar, al menos no en esta primera entrega, los elementos de estas referencias, creando un universo que, aunque no deja de ser particular, muestra la influencia de sus precedentes de manera muy poco velada.


En cuanto al tema del dibujo, en general nos encontramos ante una serie en la que participan varios autores, algo que creo que permite plasmar mucho mejor esa atmósfera marginal o underground del cómic al que nos referimos. Cierto es que el contexto general del contenido puede mostrar ciertas referencias a Sandman, pero en el campo gráfico se nos desliga por completo de esta obra, con ambientes más propios del surrealismo y la psicodelia o personajes que se acercan más a la estética del cabaret, el burlesque o los espectáculos de variedades más esperpénticos, de lo marginal o de lo underground. En definitiva, es un cómic sobre los bajos fondos británicos en su máximo esplendor.

Posiblemente éste sea ya considerado por muchos como un cómic de culto, pero, personalmente, no he sabido apreciarlo. No sé si no he sabido apreciarlo como cómic de culto o simplemente como la obra que debería ser al margen de todo esto. Puede que haya sido el momento en que lo he cogido, tal vez el hecho de no saber muy bien qué esperar o el tener demasiado fresca en la memoria la presencia de Sandman, pero Los Invisibles es una obra que, por alguna extraña razón, creo que sí debe ser leída, pero no exactamente por mí, sino por alguien más afín a la obra personal de Morrison, mucho más al margen de su trabajo con superhéroes o Doctor Who.



3 de 5

jueves, 21 de mayo de 2015

Reseña: Los Invisibles Libro 01: Dí que quieres una revolución

De la mano de:

Título: Los Invisibles Libro 01: Dí que quieres una revolución
Autor: Grant Morrison, Jill Thompson
Editorial: ECC
Año de publicación: 2015
Páginas: 232
ISBN: 9788416303557
Precio: 22,50 €

"Dane McGowan, adolescente conflictivo e inadaptado, canaliza su rabia a través de actos vandálicos que propician su ingreso en el centro correccional Harmony House. Cuando está a punto de ser víctima de sus técnicas de reprogramación, es rescatado por King Mob, miembro de Los Invisibles: una organización clandestina inmersa en la guerra que están librando las fuerzas del orden y el caos. ¿Qué papel jugará Dane en esta enorme conspiración, oculta desde los albores de los tiempos?

Entre 1994 y 2000, Grant Morrison (WE3, Flex Mentallo, All-Star Superman) desarrolló su proyecto más ambicioso y personal: Los Invisibles. Junto a Steve Yeowell y Jill Thompson, aprovechó las historias incluidas en el presente volumen para sentar las bases de la colección, una subversiva odisea metaficcional que marcó un antes y un después en su carrera profesional."

OPINIÓN PERSONAL

Son varias ya las ocasiones en que he intentado leer un cómic de culto (o al menos creyéndolo así) sin saber muy bien qué esperar al respecto. Así es como, una vez más, me lancé a la aventura con Los Invisibles. No era la primera vez que leía algo de Grant Morrison, aunque no tal vez una apuesta personal tan arriesgada, y aunque alabo su trabajo y su esfuerzo, pesa demasiado todavía (para mí y para la historia) la obra de Gaiman previa a su publicación.

Este primer volumen de Los Invisibles nos introduce al personaje de Dane McGowan, un adolescente británico bastante rebelde (aunque no exactamente un chav) que muestra el enfado y la frustración que siente por el abandono de sus padres a través de conductas destructivas, llevándole a quemar su escuela en Liverpool. Tras vagar por las calles de la ciudad y ser internado en un centro de reinserción social para menores (el cual, por cierto, parece ser controlado por una secta algo extraña) Dane es recrutado por los Invisibles, una curiosa banda de luchadores por la libertadas liderados por King Mob, un asesino a sangre fría de carácter, si no carismático, sí más amable de lo que cabría esperar de alguien como él.
La verdad es que la historia en sí me ha resultado algo confusa: Una mezcla entre el realismo social del cine de Ken Loach y los Eternos del Sandman de Neil Gaiman. Si bien debería ser una mezcla explosiva que hiciera un producto completamente nuevo, Grant Morrison no consiguió engranar, al menos no en esta primera entrega, los elementos de estas referencias, creando un universo que, aunque no deja de ser particular, muestra la influencia de sus precedentes de manera muy poco velada.


En cuanto al tema del dibujo, en general nos encontramos ante una serie en la que participan varios autores, algo que creo que permite plasmar mucho mejor esa atmósfera marginal o underground del cómic al que nos referimos. Cierto es que el contexto general del contenido puede mostrar ciertas referencias a Sandman, pero en el campo gráfico se nos desliga por completo de esta obra, con ambientes más propios del surrealismo y la psicodelia o personajes que se acercan más a la estética del cabaret, el burlesque o los espectáculos de variedades más esperpénticos, de lo marginal o de lo underground. En definitiva, es un cómic sobre los bajos fondos británicos en su máximo esplendor.

Posiblemente éste sea ya considerado por muchos como un cómic de culto, pero, personalmente, no he sabido apreciarlo. No sé si no he sabido apreciarlo como cómic de culto o simplemente como la obra que debería ser al margen de todo esto. Puede que haya sido el momento en que lo he cogido, tal vez el hecho de no saber muy bien qué esperar o el tener demasiado fresca en la memoria la presencia de Sandman, pero Los Invisibles es una obra que, por alguna extraña razón, creo que sí debe ser leída, pero no exactamente por mí, sino por alguien más afín a la obra personal de Morrison, mucho más al margen de su trabajo con superhéroes o Doctor Who.



3 de 5