miércoles, 15 de mayo de 2013

Reseña: Memoria de tinieblas

De la mano de:

Título: Memoria de tinieblas
Autor: Eduardo Vaquerizo
Editorial: Sportula
Año de publicación: 2013
Páginas: 488
ISBN: 9788494103582
Precio: 19 €

"Felipe II murió en vísperas de la batalla de Lepanto y su hermano bastardo, don Juan de Austria, se hizo con el trono español y el Imperio que conllevaba a cambio de, entre otras cosas, un cisma con la Iglesia de Roma.

Estamos en Madrid, en un 1970 alternativo en el que el Imperio Español aún es fuerte, aunque se desangra en una interminable guerra con los turcos, mientras América del Norte, dejada a su suerte hasta ahora, se va convirtiendo en la tierra de promisión para los descontentos y los desheredados.

En una historia fascinante, en la que las distintas tramas van confluyendo de forma inevitable hasta el final, Eduardo Vaquerizo explora y explota todas las posibilidades del escenario que construyó en Danza de Tinieblas y consigue la que, sin duda, es su mejor novela."

OPINIÓN PERSONAL

La verdad es que cuando reseñé Danza de tinieblas, apenas unos días más tarde se hizo oficial la noticia de que iba a salir una "segunda parte" después de tantos años. La verdad es que era un libro que me había gustado mucho, y aunque no veía forma de continuarlo, creía que el universo de Eduardo Vaquerizo era lo suficientemente rico como para expandirlo, así que Memoria de tinieblas se convirtió en mi siguiente meta, y aquí estoy una vez más dejándoos mi opinión.

Tengo que empezar diciendo que no sabía demasiado bien qué esperar. Ya digo que la primera novela era demasiado autoconclusiva, y la verdad es que en ese sentido Vaquerizo ha sabido sorprenderme gratamente. Más de una vez he dicho que prefiero novelas autoconclusivas ambientadas en un mismo... Digamos "universo" que una saga de mil entregas, algo que parece que hoy en día nos satura hasta la saciedad (y yo soy el primero que tiene unas cuantas trilogías y sagas comenzadas). Así, Vaquerizo nos lleva de nuevo a ese mundo de la España castiza que cambia el rumbo de su historia con la muerte prematura de un monarca, decidiendo así el futuro de su país y viendo un siglo XX con más tintes de un XIX ambientado a su vez en el XVII que algo que pueda asemejarse ligeramente a lo que actualmente vivimos.
En este sentido creo que Vaquerizo hace un buen trabajo de puestas en escena, describiendo cuando es necesario para introducir en su mundo a un lector que llegue por primera vez en sus trabajos. Tampoco es algo que se haga demasiado molesto, ya que sabe bien introducir estas cuestiones, bien con explicaciones a un personaje que, como nosotros, las desconoce, bien porque uno de ellos esté repasando sus apuntes mentales sobre lo que está viendo.


Como siempre, o al menos lo que llevo leído de él con La última noche de Hipatia y Danza tinieblas, Construye unos personajes, si no redondos, sí muy abollados en los sitios perfectos, es decir, son personajes humanos, con sus más y sus menos, criados, eso sí, en suburbios, en conchabías, en campos de guerra... Y, quieras que no, es imposible que esto deje una huella pequeña en sus vidas. Me gusta también su capacidad para construir personajes femeninos muy diferentes entre sí, llegando, según mi opinión, a crear mujeres mucho más variadas que la mayoría de los hombres que aparecen en la novela, que desde mi punto de vista siempre se mueven, unos u otros, en torno a unos mismos temas. Quiero resaltar también, y es que eso sí que me tocó la patatilla, el pequeño guiño a Danza de tinieblas que vemos en uno de los capítulos, donde aparecen algunos de sus personajes, con los tantos años a las espaldas que diferencian una novela de la otra, y que creo que sirve también como indicador de que, por si hubiera motivo de duda, estamos ante el universo que Eduardo Vaquerizo ha creado. Sinceramente, para ser el único que escribe en base a un steampunk muy a la española creo que no lo hace nada mal.

Finalmente quería hacer un comentario sobre la trama, y es que cambia por completo la línea que llevaba en el primero, jugando mucho con las disposiciones temporales (cosa que me perdió a pesar de indicarse en el encabezado de cada capítulo). Esta idea, aunque me perdió un poco hasta que me acostumbré, termina por tener su miga, viendo al mismo personaje en dos puntos de su vida muy diferentes y que prácticamente hasta la última página no llegarán a unirse. En este sentido sí que he disfrutado con la novela, aunque, sinceramente, creo que le sobran algunas páginas, ya que aunque sí que sirven para justificar ciertas cosas, creo que la acción se ve bastante ralentizada en los episodios sucedidos antes de 1970, algo a lo que acompaña el paisaje y el entorno, ya que no es lo mismo la vida en la ciudad que la vida en pleno desierto. La verdad es que en conjunto creo que es un riesgo que se puede asumir, ya que la historia, una vez coge ritmo, no pierde en calidad, pero... Lo dicho, creo que unas  páginas menos en ciertos puntos hubieran ayudado a digerir algunas partes mucho mejor.

En resumen, si os gusta la temática steampunk y queréis leer algo diferente, con un toque más castizo, os recomiendo las novelas de Vaquerizo, ya que sabe jugar con elementos históricos y tecnológicos, creando un steampunk fundamentado en los valores del cambio en la sociedad, la maquinaria y la historia.

3 de 5

miércoles, 15 de mayo de 2013

Reseña: Memoria de tinieblas

De la mano de:

Título: Memoria de tinieblas
Autor: Eduardo Vaquerizo
Editorial: Sportula
Año de publicación: 2013
Páginas: 488
ISBN: 9788494103582
Precio: 19 €

"Felipe II murió en vísperas de la batalla de Lepanto y su hermano bastardo, don Juan de Austria, se hizo con el trono español y el Imperio que conllevaba a cambio de, entre otras cosas, un cisma con la Iglesia de Roma.

Estamos en Madrid, en un 1970 alternativo en el que el Imperio Español aún es fuerte, aunque se desangra en una interminable guerra con los turcos, mientras América del Norte, dejada a su suerte hasta ahora, se va convirtiendo en la tierra de promisión para los descontentos y los desheredados.

En una historia fascinante, en la que las distintas tramas van confluyendo de forma inevitable hasta el final, Eduardo Vaquerizo explora y explota todas las posibilidades del escenario que construyó en Danza de Tinieblas y consigue la que, sin duda, es su mejor novela."

OPINIÓN PERSONAL

La verdad es que cuando reseñé Danza de tinieblas, apenas unos días más tarde se hizo oficial la noticia de que iba a salir una "segunda parte" después de tantos años. La verdad es que era un libro que me había gustado mucho, y aunque no veía forma de continuarlo, creía que el universo de Eduardo Vaquerizo era lo suficientemente rico como para expandirlo, así que Memoria de tinieblas se convirtió en mi siguiente meta, y aquí estoy una vez más dejándoos mi opinión.

Tengo que empezar diciendo que no sabía demasiado bien qué esperar. Ya digo que la primera novela era demasiado autoconclusiva, y la verdad es que en ese sentido Vaquerizo ha sabido sorprenderme gratamente. Más de una vez he dicho que prefiero novelas autoconclusivas ambientadas en un mismo... Digamos "universo" que una saga de mil entregas, algo que parece que hoy en día nos satura hasta la saciedad (y yo soy el primero que tiene unas cuantas trilogías y sagas comenzadas). Así, Vaquerizo nos lleva de nuevo a ese mundo de la España castiza que cambia el rumbo de su historia con la muerte prematura de un monarca, decidiendo así el futuro de su país y viendo un siglo XX con más tintes de un XIX ambientado a su vez en el XVII que algo que pueda asemejarse ligeramente a lo que actualmente vivimos.
En este sentido creo que Vaquerizo hace un buen trabajo de puestas en escena, describiendo cuando es necesario para introducir en su mundo a un lector que llegue por primera vez en sus trabajos. Tampoco es algo que se haga demasiado molesto, ya que sabe bien introducir estas cuestiones, bien con explicaciones a un personaje que, como nosotros, las desconoce, bien porque uno de ellos esté repasando sus apuntes mentales sobre lo que está viendo.


Como siempre, o al menos lo que llevo leído de él con La última noche de Hipatia y Danza tinieblas, Construye unos personajes, si no redondos, sí muy abollados en los sitios perfectos, es decir, son personajes humanos, con sus más y sus menos, criados, eso sí, en suburbios, en conchabías, en campos de guerra... Y, quieras que no, es imposible que esto deje una huella pequeña en sus vidas. Me gusta también su capacidad para construir personajes femeninos muy diferentes entre sí, llegando, según mi opinión, a crear mujeres mucho más variadas que la mayoría de los hombres que aparecen en la novela, que desde mi punto de vista siempre se mueven, unos u otros, en torno a unos mismos temas. Quiero resaltar también, y es que eso sí que me tocó la patatilla, el pequeño guiño a Danza de tinieblas que vemos en uno de los capítulos, donde aparecen algunos de sus personajes, con los tantos años a las espaldas que diferencian una novela de la otra, y que creo que sirve también como indicador de que, por si hubiera motivo de duda, estamos ante el universo que Eduardo Vaquerizo ha creado. Sinceramente, para ser el único que escribe en base a un steampunk muy a la española creo que no lo hace nada mal.

Finalmente quería hacer un comentario sobre la trama, y es que cambia por completo la línea que llevaba en el primero, jugando mucho con las disposiciones temporales (cosa que me perdió a pesar de indicarse en el encabezado de cada capítulo). Esta idea, aunque me perdió un poco hasta que me acostumbré, termina por tener su miga, viendo al mismo personaje en dos puntos de su vida muy diferentes y que prácticamente hasta la última página no llegarán a unirse. En este sentido sí que he disfrutado con la novela, aunque, sinceramente, creo que le sobran algunas páginas, ya que aunque sí que sirven para justificar ciertas cosas, creo que la acción se ve bastante ralentizada en los episodios sucedidos antes de 1970, algo a lo que acompaña el paisaje y el entorno, ya que no es lo mismo la vida en la ciudad que la vida en pleno desierto. La verdad es que en conjunto creo que es un riesgo que se puede asumir, ya que la historia, una vez coge ritmo, no pierde en calidad, pero... Lo dicho, creo que unas  páginas menos en ciertos puntos hubieran ayudado a digerir algunas partes mucho mejor.

En resumen, si os gusta la temática steampunk y queréis leer algo diferente, con un toque más castizo, os recomiendo las novelas de Vaquerizo, ya que sabe jugar con elementos históricos y tecnológicos, creando un steampunk fundamentado en los valores del cambio en la sociedad, la maquinaria y la historia.

3 de 5