domingo, 31 de enero de 2016

Reseña: El asesino que se merece

De la mano de:

Título: El asesino que se merece
Autor: Lupano, Corboz
Editorial: Yermo Ediciones
Año de publicación: 2015
Páginas: 114
ISBN: 9788416428311
Precio: 25 €

"Durante una tarde de borrachera, dos ricos aristócratas hacen una apuesta: modelar, como si de una obra de arte viviente se tratase, a un joven inocente y convertirlo en un criminal, en el asesino que la sociedad se merece. Su víctima: un muchacho ingenuo llamado Victor que descubrirá el mundo del placer y de la lujuria de la mano de la hermosa prostituta Mathilde, a sueldo de esos nobles. El asesino que se merece nos adentra en el mundo del decadentismo finisecular, en una Viena cargada de contrastes, donde los defensores del academicismo pretenden crear el arte más puro posible, al mismo tiempo que surgen nuevos artistas vanguardistas con vocación experimental. Lupano y Corboz pintan un estupendo fresco en el que se dan la mano los callejones más sórdidos con las salas de ópera frecuentadas por la alta aristocracia."

OPINIÓN PERSONAL

Por alguna razón, este volumen me trajo a la cabeza una sensación extraña, una especie de recuerdo de infancia. Y es que siempre he tenido muy presente una asociación del mundo del cómic francés con un estilo de narración y de dibujo muy concreto, supongo que por algunas páginas que leí de niño y que, aunque nunca he sabido a qué tomo pertenecían, han marcado en cierta medida mi concepción de este mundo. El asesino que se merece es, en el mejor sentido de la palabra, un cómic francés en toda regla.

Entiendo (o al menos así lo espero) que Yermo Ediciones continuará en un futuro con los siguientes tomos de la obra de Lupano y Corboz, porque, sinceramente, me ha gustado tanto como me ha dejado con ganas de seguir leyendo. Esta obra nos relata las aventura, y más bien desventuras, de Victor, un joven vienés de familia obrera que, por azares del destino, se ve entremezclado con los asuntos de la alta sociedad. Así, dos aristócratas convienen en intentar transformar por completo la vida de un chaval hasta convertirlo en un asesino. Victor comienza a ver cómo su vida se ve repleta de todo tipo de vicios hasta que Alec, uno de ellos, decide cortarle el grifo, suponiendo así el arranque de un estado casi demente del joven. Y hasta aquí puedo leer sin spoilear la obra completa.
En este punto cabe decir que, aunque el argumento es un poco tosco en el sentido de que realmente es todo muy abrupto y sucede muy rápido, la trama es lo suficientemente simple para no confundir demasiado, pero lo suficientemente compleja para no quedar como demasiado lineal y aburrida. Encontramos historias de amor, de extorsión, de familia... Ligados a temas laborales, de prostitución o de ética. Sin embargo, al tratarse de una obra compuesta por tres tomos y mostrarnos únicamente dos de ellos, el final parece algo precipitado o con un corte demasiado brusco. Esto me deja con ganas de más, pero hace que el tomo quede como incompleto de una manera innecesaria y, por tanto, que no sea rotundamente perfecto.


Por otro lado, el dibujo de Corboz me parece una obra de arte en su sentido más amplio. La precisión histórica para componer el ambiente, las estructuras, la moda, el gusto estético... es algo muy loable, ya que consigue recomponer un contexto que te ayuda a meterte de pleno en la historia que nos relata, haciéndola mucho más creíble. Además, el propio trabajo del autor nos deja ver un dibujo muy bien coloreado y delineado, realista sin abandonar ligeramente la idea de cómic y que, como comentaba antes, hace que siga la trayectoria de muchos de los cómics franceses de las últimas décadas.

Como puede verse, El asesino que se merece es una obra que, en opinión personal, es absolutamente necesaria en toda estantería de los amantes del arte y de la historia. Compone un relato cerrado (aunque a la espera de un siguiente volumen), bien ambientado, intenso, pero no denso, y con ligeros toques de varios géneros que hacen imposible aburrirse o disgustarse. Una joyita en la estantería.



domingo, 31 de enero de 2016

Reseña: El asesino que se merece

De la mano de:

Título: El asesino que se merece
Autor: Lupano, Corboz
Editorial: Yermo Ediciones
Año de publicación: 2015
Páginas: 114
ISBN: 9788416428311
Precio: 25 €

"Durante una tarde de borrachera, dos ricos aristócratas hacen una apuesta: modelar, como si de una obra de arte viviente se tratase, a un joven inocente y convertirlo en un criminal, en el asesino que la sociedad se merece. Su víctima: un muchacho ingenuo llamado Victor que descubrirá el mundo del placer y de la lujuria de la mano de la hermosa prostituta Mathilde, a sueldo de esos nobles. El asesino que se merece nos adentra en el mundo del decadentismo finisecular, en una Viena cargada de contrastes, donde los defensores del academicismo pretenden crear el arte más puro posible, al mismo tiempo que surgen nuevos artistas vanguardistas con vocación experimental. Lupano y Corboz pintan un estupendo fresco en el que se dan la mano los callejones más sórdidos con las salas de ópera frecuentadas por la alta aristocracia."

OPINIÓN PERSONAL

Por alguna razón, este volumen me trajo a la cabeza una sensación extraña, una especie de recuerdo de infancia. Y es que siempre he tenido muy presente una asociación del mundo del cómic francés con un estilo de narración y de dibujo muy concreto, supongo que por algunas páginas que leí de niño y que, aunque nunca he sabido a qué tomo pertenecían, han marcado en cierta medida mi concepción de este mundo. El asesino que se merece es, en el mejor sentido de la palabra, un cómic francés en toda regla.

Entiendo (o al menos así lo espero) que Yermo Ediciones continuará en un futuro con los siguientes tomos de la obra de Lupano y Corboz, porque, sinceramente, me ha gustado tanto como me ha dejado con ganas de seguir leyendo. Esta obra nos relata las aventura, y más bien desventuras, de Victor, un joven vienés de familia obrera que, por azares del destino, se ve entremezclado con los asuntos de la alta sociedad. Así, dos aristócratas convienen en intentar transformar por completo la vida de un chaval hasta convertirlo en un asesino. Victor comienza a ver cómo su vida se ve repleta de todo tipo de vicios hasta que Alec, uno de ellos, decide cortarle el grifo, suponiendo así el arranque de un estado casi demente del joven. Y hasta aquí puedo leer sin spoilear la obra completa.
En este punto cabe decir que, aunque el argumento es un poco tosco en el sentido de que realmente es todo muy abrupto y sucede muy rápido, la trama es lo suficientemente simple para no confundir demasiado, pero lo suficientemente compleja para no quedar como demasiado lineal y aburrida. Encontramos historias de amor, de extorsión, de familia... Ligados a temas laborales, de prostitución o de ética. Sin embargo, al tratarse de una obra compuesta por tres tomos y mostrarnos únicamente dos de ellos, el final parece algo precipitado o con un corte demasiado brusco. Esto me deja con ganas de más, pero hace que el tomo quede como incompleto de una manera innecesaria y, por tanto, que no sea rotundamente perfecto.


Por otro lado, el dibujo de Corboz me parece una obra de arte en su sentido más amplio. La precisión histórica para componer el ambiente, las estructuras, la moda, el gusto estético... es algo muy loable, ya que consigue recomponer un contexto que te ayuda a meterte de pleno en la historia que nos relata, haciéndola mucho más creíble. Además, el propio trabajo del autor nos deja ver un dibujo muy bien coloreado y delineado, realista sin abandonar ligeramente la idea de cómic y que, como comentaba antes, hace que siga la trayectoria de muchos de los cómics franceses de las últimas décadas.

Como puede verse, El asesino que se merece es una obra que, en opinión personal, es absolutamente necesaria en toda estantería de los amantes del arte y de la historia. Compone un relato cerrado (aunque a la espera de un siguiente volumen), bien ambientado, intenso, pero no denso, y con ligeros toques de varios géneros que hacen imposible aburrirse o disgustarse. Una joyita en la estantería.