miércoles, 18 de diciembre de 2013

Reseña: Fábulas, Edición de lujo (Libro 4)

De la mano de:

Título: Fábulas, Edición de lujo (Libro 4)
Autor: Bill Willingham, Jimmy Palmiotti, Mark Buckingham, Steve Leialoha y Tony Akins
Editorial: ECC
Año de publicación: 2013
Páginas: 296
ISBN: 9788415990017
Precio: 29 €

"Érase una vez...
Imagina que todos los personajes de las historias más queridas fueran reales y vivieran entre nosotros, con sus poderes intactos. ¿Cómo sobrellevarían la vida en nuestra realidad mundana y sin magia? La respuesta se encuentra en Fábulas, la aclamada versión que Bill Willingham ha hecho del venerable canon de los cuentos de hadas. De Blanca Nieves a Lobo Feroz, pasando por Ricitos de Oro o Chico de Azul, los personajes de los viejos cuentos renacen aquí como exiliados que viven camuflados mágicamente en la Villa Fábula de Nueva York.
Aclamados tanto por la crítica como por los lectores, estos clásicos modernos narrados en forma de cómic se recopilan por primera vez en una serie de preciosos tomos de tapa dura. Este cuarto volumen de Fábulas: Edición de lujo recopila los importantes arcos argumentales de Historias de guerra y Las crueles estaciones, y abarca los números del 28 al 33 de la premiada serie de Vertigo. Además incluye la novela gráfica 1001 noches de nieve y una introducción del conocido estudioso de los cómics Jess Nevins."

OPINIÓN PERSONAL

Tengo que volver a empezar diciendo que llegué a esta historia de Fábulas por recomendación de un amigo de mis clases de pintura, ya que apenas había oído hablar de esta obra, y cada vez que abro un tomo no puedo resistir el recordarme a mí mismo que debería haberme enterado antes de su existencia. Si ya disfruté Libro 3, con esta nueva entrega Willingham y compañía no hace otra cosa que seguir ganándose mi confianza. ¿Y para qué molestarse en hablar del prólogo de Jess Nevins? Sólo me da envidia el no poder trabajar con él de alguna manera.

Dejábamos la historia de un mundo que se encontraba sumido en guerra, tanto interna como a nivel del mundo de las fábulas, y es aquí donde continuamos la aventura, encontrándonos con personajes que quedan trastocados por el cambio político que tiene lugar en sus páginas. Si bien tengo que decir que las historias por separado me encantan, creo que me falta todavía el pillar los cambios de conexión entre ambos mundos de manera más natural, aunque tengo la sensación de que poco a poco irán encajando todas las piezas hasta dar lugar a una única historia.
Por su parte quiero recalcar que la figura de Feroz que hasta ahora tanto me había llamado la atención, supongo que por su adaptación, continúa haciéndolo, y es que cada vez se nos va desmigajando este personaje sin necesidad de que él mismo abra la boca, cosa que, personalmente, dudo que alguna vez hiciera. De la misma manera, Blanca nos lleva a un mundo mucho más lejano que el de las fábulas como es el lejano oriente, lugar de tierras misteriosas, de hombres poderosos y de historias legendarias que nos dan la mano para entrar a un mundo que, espero, se vaya viendo ampliado en las siguientes entregas. Definitivamente, el universo de Fábulas me gusta cada día más. Y no es deformación profesional.

Me gustaría especialmente destacar la ilustración de este tomo, y es que creo que es imposible leerlo sin apreciar sobre todo lo demás la variedad de ilustraciones que vemos en el momento en que Blanca viaja hasta el remoto oriente, donde se nos muestra un estilo que deja el cómic de lado y adentra en el campo de la cartelística modernista, de la ilustración más cruda y desdibujada, como haciendo un recorrido por las diferentes tendencias pictóricas de principios del siglo XX con un contenido literario que, aunque podría comprenderse perfectamente sin ello, nos introducen en el exotismo de este nuevo paraje en el que nos movemos durante buena parte de sus páginas.


Sé que la portada de Willingham es algo que se ve a simple vista, pero creo que esta vez se han superado a sí mismos. No sé qué tiene esta vez, pero consigue que me quede con los ojos clavados en ella, descubriendo cada vez más detalles que únicamente me hacen querer tenerla a tamaño póster (si alguien lo consigue y oye mis suplicas, no negaré el favor). Y ya que me pongo, aunque ya lo he mencionado, quiero repetir que hacía tiempo que no disfrutaba de un prólogo como lo he hecho con el de Jess Nevins, y es que sus palabras sobre la posmodernidad en Fábulas (y eso que no es que sea un gran admirador de todo este tema, al menos en la práctica) me ha servido para entender un poquito mejor todo este universo y el cómo el pasado, el presente y un hipotético futuro siempre van más cogidos de la mano de lo que muchas veces nos empeñamos, y me incluyo entre los que lo hacen, en pensar.

Ya sé que no hago más que repetirlo, pero estoy deseando hacerme con los dos primeros tomos y que continúen sacando uno detrás de otro. No tenía demasiadas esperanzas en que todo esto tuviera un final que pudiera satisfacerme, pero el demostrar que no están solos más allá de sus fronteras nos hacer ver que ni ellos ni nosotros estamos solos en el mundo o somos tan diferentes unos de otros.


4'5 de 5

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Reseña: Fábulas, Edición de lujo (Libro 4)

De la mano de:

Título: Fábulas, Edición de lujo (Libro 4)
Autor: Bill Willingham, Jimmy Palmiotti, Mark Buckingham, Steve Leialoha y Tony Akins
Editorial: ECC
Año de publicación: 2013
Páginas: 296
ISBN: 9788415990017
Precio: 29 €

"Érase una vez...
Imagina que todos los personajes de las historias más queridas fueran reales y vivieran entre nosotros, con sus poderes intactos. ¿Cómo sobrellevarían la vida en nuestra realidad mundana y sin magia? La respuesta se encuentra en Fábulas, la aclamada versión que Bill Willingham ha hecho del venerable canon de los cuentos de hadas. De Blanca Nieves a Lobo Feroz, pasando por Ricitos de Oro o Chico de Azul, los personajes de los viejos cuentos renacen aquí como exiliados que viven camuflados mágicamente en la Villa Fábula de Nueva York.
Aclamados tanto por la crítica como por los lectores, estos clásicos modernos narrados en forma de cómic se recopilan por primera vez en una serie de preciosos tomos de tapa dura. Este cuarto volumen de Fábulas: Edición de lujo recopila los importantes arcos argumentales de Historias de guerra y Las crueles estaciones, y abarca los números del 28 al 33 de la premiada serie de Vertigo. Además incluye la novela gráfica 1001 noches de nieve y una introducción del conocido estudioso de los cómics Jess Nevins."

OPINIÓN PERSONAL

Tengo que volver a empezar diciendo que llegué a esta historia de Fábulas por recomendación de un amigo de mis clases de pintura, ya que apenas había oído hablar de esta obra, y cada vez que abro un tomo no puedo resistir el recordarme a mí mismo que debería haberme enterado antes de su existencia. Si ya disfruté Libro 3, con esta nueva entrega Willingham y compañía no hace otra cosa que seguir ganándose mi confianza. ¿Y para qué molestarse en hablar del prólogo de Jess Nevins? Sólo me da envidia el no poder trabajar con él de alguna manera.

Dejábamos la historia de un mundo que se encontraba sumido en guerra, tanto interna como a nivel del mundo de las fábulas, y es aquí donde continuamos la aventura, encontrándonos con personajes que quedan trastocados por el cambio político que tiene lugar en sus páginas. Si bien tengo que decir que las historias por separado me encantan, creo que me falta todavía el pillar los cambios de conexión entre ambos mundos de manera más natural, aunque tengo la sensación de que poco a poco irán encajando todas las piezas hasta dar lugar a una única historia.
Por su parte quiero recalcar que la figura de Feroz que hasta ahora tanto me había llamado la atención, supongo que por su adaptación, continúa haciéndolo, y es que cada vez se nos va desmigajando este personaje sin necesidad de que él mismo abra la boca, cosa que, personalmente, dudo que alguna vez hiciera. De la misma manera, Blanca nos lleva a un mundo mucho más lejano que el de las fábulas como es el lejano oriente, lugar de tierras misteriosas, de hombres poderosos y de historias legendarias que nos dan la mano para entrar a un mundo que, espero, se vaya viendo ampliado en las siguientes entregas. Definitivamente, el universo de Fábulas me gusta cada día más. Y no es deformación profesional.

Me gustaría especialmente destacar la ilustración de este tomo, y es que creo que es imposible leerlo sin apreciar sobre todo lo demás la variedad de ilustraciones que vemos en el momento en que Blanca viaja hasta el remoto oriente, donde se nos muestra un estilo que deja el cómic de lado y adentra en el campo de la cartelística modernista, de la ilustración más cruda y desdibujada, como haciendo un recorrido por las diferentes tendencias pictóricas de principios del siglo XX con un contenido literario que, aunque podría comprenderse perfectamente sin ello, nos introducen en el exotismo de este nuevo paraje en el que nos movemos durante buena parte de sus páginas.


Sé que la portada de Willingham es algo que se ve a simple vista, pero creo que esta vez se han superado a sí mismos. No sé qué tiene esta vez, pero consigue que me quede con los ojos clavados en ella, descubriendo cada vez más detalles que únicamente me hacen querer tenerla a tamaño póster (si alguien lo consigue y oye mis suplicas, no negaré el favor). Y ya que me pongo, aunque ya lo he mencionado, quiero repetir que hacía tiempo que no disfrutaba de un prólogo como lo he hecho con el de Jess Nevins, y es que sus palabras sobre la posmodernidad en Fábulas (y eso que no es que sea un gran admirador de todo este tema, al menos en la práctica) me ha servido para entender un poquito mejor todo este universo y el cómo el pasado, el presente y un hipotético futuro siempre van más cogidos de la mano de lo que muchas veces nos empeñamos, y me incluyo entre los que lo hacen, en pensar.

Ya sé que no hago más que repetirlo, pero estoy deseando hacerme con los dos primeros tomos y que continúen sacando uno detrás de otro. No tenía demasiadas esperanzas en que todo esto tuviera un final que pudiera satisfacerme, pero el demostrar que no están solos más allá de sus fronteras nos hacer ver que ni ellos ni nosotros estamos solos en el mundo o somos tan diferentes unos de otros.


4'5 de 5